Ideas atrevidas para tiempos difíciles

A 50 metros de las murallas de Cartagena de Indias y entre las paredes centenarias de uno de los teatros más bellos de la ciudad se formó ayer un rosario de ideas para mejorar el presente en transición. Los escritores Carlos Fuentes y Sergio Ramírez, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el director de EL PAÍS, Javier Moreno, fueron los encargados de plantearlas frente a casi 800 personas que pagaron por escucharlos.

Y lo que escucharon en silencio y de manera dispersa, pero al final aplaudida, se resume en cinco puntos: más educación, despenalización del narcotráfico y persecución de sus paraísos fiscales, mejora de la producción de América Latina para aprovechar este momento en que el mundo la mira, potenciar y aliarse con las tecnologías y sistemas de comunicación emergentes y escribir buenos libros que aspiren al poder de la mejor literatura.

Es la primera de las dos jornadas previstas por el Hay Festival de Cartagena de Indias, que termina hoy, en la cual los autores invitados proponen desde sus respectivas disciplinas alternativas a los problemas. El descontento recorre el mundo, y esa sensación se ha sentido aquí a través de las charlas con invitados de medio mundo.

Carlos Fuentes hizo el prólogo reclamando derechos para todos los que están protagonizando una gran migración global, especialmente procedente de África. “Uno se pregunta a qué hora la comunidad internacional va a tomar medidas que se desarrollen con un poco de libertad”.

Para el presidente Santos, la crisis económica y las consecuencias en algunos países europeos son la prueba de que se necesita la vuelta de la gobernabilidad. “La crisis es consecuencia de la falta de política y no al revés como se ha dicho. La solución es política”. La situación de España, afirmó Moreno, es delicada al tener casi cinco millones y medio de desempleados, y para una generación de jóvenes “es un fracaso de proporciones históricas”.

Ahora que todo el mundo parece mirar a América Latina, Sergio Ramírez advierte de que es una situación engañosa. “Lo primero que tenemos que hacer es salir del siglo XIX, cambiar nuestro sistema productivo y mejorar el sistema de desarrollo”. Recordó que una de las claves está en la educación, una declaración que fue apoyada por el público.

La crisis es consecuencia de la falta de política y no al revés. – Juan Manuel Santos

Pero la propuesta más aplaudida, y cada vez que la abordó un conferenciante, tuvo que ver con el narcotráfico. Planteada primero por Fuentes y seguida y apoyada por todos, la idea es la de cambiar esa guerra que se lleva a tanta gente por delante, despenalizar el delito. Incluso el presidente Santos la apoyó: “Esa solución es aceptable para Colombia si el mundo entero la toma”.

Lo que se echa de menos, agregó Javier Moreno, con una pregunta es: “¿Dónde está la lucha, en serio, de la confiscación de las cuentas corrientes, la persecución de ese dinero en paraísos fiscales?”.

Pronto, las tecnologías y medios de comunicación emergentes salieron al escenario para hablar de su inusitado poder, como se ha visto en las diferentes manifestaciones y revueltas mundiales. Las leyes que buscan proteger los derechos de los creadores en la Red es una prueba de ello. Ante la pregunta de uno de los asistentes ante el poder adquirido por la redes sociales y los derechos de autor, Moreno recordó que el anterior Gobierno socialista contó con el apoyo de los dos principales partidos, pero la movilización de un sector asustó a los políticos y “en última instancia esa ley no se aprobó porque los legisladores cedieron al chantaje de las redes sociales. Ese es un riesgo que la sociedad abierta y democrática puede conjugar. Es un punto complicado que se nos avecina”.

La literatura tiene su propio poder, y el primer poder es el de encantar al lector.  – Sergio Ramírez

¿Y el poder de la literatura? ¿Su fuerza transformadora? La palabra volvió a los dos escritores, Carlos Fuentes y Sergio Ramírez: “Cuando la literatura se convierte en poder político deja de ser literatura y se convierte en parte del poder. La literatura trata de hablar de una posibilidad de futuro. La literatura dice lo que no puede decirse de otra manera, otra cosas son sus efectos políticos o transformadores”. Entonces Ramírez recordó que las obras de Dickens contribuyeron a transformar el sistema carcelario en Inglaterra. Para Fuentes todo se resume en una idea: “La literatura tiene su propio poder, y el primer poder es el de encantar al lector. Si no lo aburre puede conseguir todo lo demás”.

Fonte: El Pais

Anúncios
Esse post foi publicado em Filosofia do Direito: Temas da filosofia de Bobbio. Bookmark o link permanente.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s